martes, 20 de marzo de 2018

Bitácora: Palermo


El 28 de diciembre mis padres me obsequiaron una maleta. El 14 de enero salí. Nadie se atrevió a llorar, aunque mi madre lo hizo y le sonreí. Muchos dicen que eso era difícil, no lo fue, la verdad. Lo difícil viene cuando hay certeza de no poder volver a atrás.

Me gustan las medias lunas dulces. He aprendido a tomar café sin azúcar, a dejar pasar el tiempo y entender que no siempre me van a ayudar. Resulta que encuentro la manera de sobrevivir, que soy mi psiquiatra y un banco de plaza está bien. A veces, soy un objeto en exhibición y otras pocas una cascara a merced del viento.

No tengo miedo de perderme, tengo miedo de no tener dónde volver. Entonces capturo imágenes satelitales para tomar el bondi 36, el subte D, cruzar la esquina; encontrar la calle que lleva a mis sábanas, que son mi único hogar.

Memorizo palabras que no debo decir. Camino y gasto los zapatos. Camino y todo mal, pero qué lindo se ve el paisaje cuando miro hacia arriba.
Compartir:    Facebook  Twitter  Google+

viernes, 16 de marzo de 2018

6 proyectos musicales de Islandia que amarás porque no todo es Björk y Sigur Rós

Colaboración para  Cultura Colectiva

Reconocida por paisajes nórdicos, curiosidades históricas, educación de alto nivel y una producción artística única en su estilo; Islandia hace un par de años trajo al mundo el fresco sonido de Sugarcubes, nada de la que tiempo después surgiría Björk, una de las cantantes más importantes en la escena musical de todos los tiempos y probablemente la primera referencia que se tiene de este país y quien dio paso a la exportación de talentos que presenta hoy en día la isla

Compartir:    Facebook  Twitter  Google+

miércoles, 22 de noviembre de 2017

domingo, 8 de octubre de 2017

La creatividad poética: el mito de las musas, el psiquiátrico y el doctor

(Sveta Dorosheva)


Colaboración para  Cultura Colectiva


Toda obra de arte parte de una idea concebida en el mundo interno de su creador. Nace de un cúmulo de procesos neurológicos, factores personales y ambientales que incitan al individuo a transformar o producir algo nuevo trayendo en consecuencia un estado de satisfacción para él y (aunque no siempre) para el grupo que pertenece. Dice Octavio Paz en su libro El arco y la lira:“Cualquiera que sea su actividad y profesión, artista o artesano, el hombre transforma la materia prima: colores, piedras, metales, palabras. La operación trasmutadora consiste en lo siguiente: los materiales abandonan el mundo ciego de la naturaleza para ingresar en el de las obras, es decir, en el de las significaciones”. Visto así, es indiscutible la gama de posibilidades que ofrece el mundo artístico. Lo discutible es el mito de que para crear una obra de arte se deba cargar con un don divino —o maldito— que consuma al creador enalteciendo a la obra misma.

Compartir:    Facebook  Twitter  Google+

martes, 3 de octubre de 2017

domingo, 17 de septiembre de 2017

Me pesan...



Me pesan
Me describen
Me prescriben:

                       Atrimon
                       Sertralina
-NadaTodo-
Valeriana bajo la lengua para calmar las emergencias,
Té de manzanilla,
Cero café,
Cero poesía.

Estás jodida cuando te ves en la cola de una farmacia
                                   [comprando jarabe para dormir,
cuando sientes por la noche que la locura te toma de las piernas.

No le diré a nadie, lo prometo
pero necesito una prescripción para cuando me quedo rota.
                                                                                                                          [Todo Pasa (2013)]


Compartir:    Facebook  Twitter  Google+

martes, 12 de septiembre de 2017

Sal


El agua con sal todo lo lava,
hago pues un círculo de sal
                                                                  y te alejo.
Sal, de mi vida
Sal, purifica mi herida
Sal, que arda que queme
Sal, que se funda con llantos.

Sal de (mi) mar

Sal-muera.
Usted.
[Invocando no invocar (2011)]
Compartir:    Facebook  Twitter  Google+

sábado, 9 de septiembre de 2017

Te recuerdo



Te recuerdo amor, te recuerdo

pero hay que dejar a los muertos, muertos.

Dejar de alumbrarlos con velas,

hay que poner montículos de sal

en las esquinas de la habitación -la sal también espanta recuerdos-

y si pasa los poros de la piel, quema y te despierta.

Hay que dejar a los astros su luminiscencia,

allá lejos, en el alto cielo nocturno.

Y si las luces y el metal no me llevan,

y mi garganta en candela traga vidrios,

juro que el gallo no cantará,

su canto, se quedará con mi olvido.
[Invocando no Invocar (2011)]
Compartir:    Facebook  Twitter  Google+