martes, 20 de marzo de 2018

Bitácora: Palermo


El 28 de diciembre mis padres me obsequiaron una maleta. El 14 de enero salí. Nadie se atrevió a llorar, aunque mi madre lo hizo y le sonreí. Muchos dicen que eso era difícil, no lo fue, la verdad. Lo difícil viene cuando hay certeza de no poder volver a atrás.

Me gustan las medias lunas dulces. He aprendido a tomar café sin azúcar, a dejar pasar el tiempo y entender que no siempre me van a ayudar. Resulta que encuentro la manera de sobrevivir, que soy mi psiquiatra y un banco de plaza está bien. A veces, soy un objeto en exhibición y otras pocas una cascara a merced del viento.

No tengo miedo de perderme, tengo miedo de no tener dónde volver. Entonces capturo imágenes satelitales para tomar el bondi 36, el subte D, cruzar la esquina; encontrar la calle que lleva a mis sábanas, que son mi único hogar.

Memorizo palabras que no debo decir. Camino y gasto los zapatos. Camino y todo mal, pero qué lindo se ve el paisaje cuando miro hacia arriba.
Compartir:    Facebook  Twitter  Google+

viernes, 16 de marzo de 2018

6 proyectos musicales de Islandia que amarás porque no todo es Björk y Sigur Rós

Colaboración para  Cultura Colectiva

Reconocida por paisajes nórdicos, curiosidades históricas, educación de alto nivel y una producción artística única en su estilo; Islandia hace un par de años trajo al mundo el fresco sonido de Sugarcubes, nada de la que tiempo después surgiría Björk, una de las cantantes más importantes en la escena musical de todos los tiempos y probablemente la primera referencia que se tiene de este país y quien dio paso a la exportación de talentos que presenta hoy en día la isla

Compartir:    Facebook  Twitter  Google+